14 de julio: Se conmemora en Francia desde hace más de un Siglo.

Jornada revolucionaria parisiense, convertida en la fiesta nacional de Francia, el 14 de julio asocia hoy la solemnidad de los desfiles militares y la convivialidad de los bailes y de los fuegos artificiales. La toma de la Bastilla, el 14 de julio de 1789, se conmemora en Francia desde hace más de un siglo.

La toma de la Bastilla :
En aquellos primeros meses de la Revolución Francesa, reina una gran agitación en París. En la primavera de 1789, los Estados Generales, negándose a disolverse, se han transformado en Asamblea Nacional Constituyente. En julio, el rey Luis XVI hace venir nuevas tropas y destituye a Necker, un ministro popular. La mañana del 14 de julio, el pueblo de París se apodera de las armas en los Inválidos y se dirige hacia una vieja fortaleza real: la Bastilla. Después de un tiroteo sangriento, se apodera de ella y pone en libertad a los pocos presos encarcelados allí.

La toma de la Bastilla es una primera victoria del pueblo de París contra un símbolo del Antiguo Régimen. En los meses subsiguientes, el edificio de la fortaleza es totalmente demolido.

La «Fiesta de la Federación»: el 14 de julio de 1790, celebró con gran pompa el primer aniversario de la insurrección. En París, en el Campo de Marte, Talleyrand ofició una misa en el altar de la Patria.

La fiesta nacional :
En los años que siguen, el 14 de julio de 1789 deja de conmemorarse, hasta que los dirigentes de la Tercera República, y sobre todo Gambetta, tratan de exaltar los fundamentos del régimen. Por iniciativa del diputado del Sena, Benjamin Raspail, la ley del 6 de julio de 1880 hace del 14 de julio la fiesta nacional de la República.

Desde el principio se hace hincapié en el carácter patriótico y militar de la manifestación, para dar fe del resurgimiento de Francia tras la derrota de 1870. Todas las comunas participan en ella. La fiesta empieza con un desfile con antorchas en la noche del 13 de julio. Al día siguiente, las campanas de las iglesias o las salvas de artillería anuncian el desfile, seguido de un almuerzo, de espectáculos y de juegos. La jornada se cierra con bailes y fuegos artificiales.

Después de la austeridad de la guerra de 1914-1918, el 14 de julio de 1919 es una gran celebración de la victoria. En circunstancias semejantes, el 14 de julio de 1945 es precedido por tres días de festejos cívicos.