5 de Julio: DIA DE LA INDEPENDENCIA DE VENEZUELA

El 5 de julio se celebra el Día de la Independencia de Venezuela, una fecha que conmemora la declaración de independencia de Venezuela del dominio español en 1811. Fue un paso importante en el proceso de liberación de América Latina y marcó el inicio de la lucha por la independencia en la región.

El 5 de julio es un feriado o festivo nacional en Venezuela y se celebra con desfiles, eventos cívicos, discursos y otras actividades conmemorativas en todo el país.

El proceso de la Independencia en Venezuela empezó el 19 de abril de 1810 con la destitución del capitán general Vicente Emparan y el establecimiento de una junta de gobierno.

Sin embargo, fue recién casi un año después, el 5 de julio de 1811, cuando se llevó a cabo la firma del Acta de la Declaración de Independencia, la cual oficializó la independencia de Venezuela como nación.

¿Cuál es la importancia de la Independencia de Venezuela?

La independencia en Venezuela marcó un hito importante para la independencia de otros países, ya que fue el país pionero en hacerlo, no solo en Iberoamérica sino también en todo el continente americano.

Asimismo, fue el tercer país en lograr su independencia en todo América, solo detrás de Estados Unidos (1776) y Haití (1804).

Desde la Comision Latinoamericana de Derechos Humanos hoy dia de la Celebracion del Dia de la Independencia Venezolana, recordamos que el pais ha sufrido la mayor epoca de violacion de derechos humanos, en un informe de la Misión de la ONU de Determinación de los Hechos sobre Venezuela reveló patrones de crímenes de lesa humanidad y pidió que se investigara a varios cargos gubernamentales identificados. Las condiciones penitenciarias seguían siendo un importante motivo de preocupación, especialmente en relación con el hacinamiento y el uso de centros de detención ilegales, así como con el acceso a derechos fundamentales tales como el agua y la alimentación. Pese a la aprobación de reformas jurídicas relativas a la administración de justicia, las víctimas seguían teniendo dificultades para acceder al derecho a verdad y reparación. Entre 240 y 310 personas permanecían detenidas arbitrariamente por motivos políticos. El Estado dirigió sus políticas represivas contra periodistas, medios de comunicación independientes y defensores y defensoras de los derechos humanos.